Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, agosto 10, 2020
  • Siguenos!

Es bueno tener paciencia 
28 de Julio
Por Javier Leceta Martinez

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.»
Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema: así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga» (San Mateo 13, 36-43).

COMENTARIO

Jesucristo dice lo que es el Reino de Dios en parábolas, pero no se lo explica. A sus discípulos sí se lo explica, gracia que nos alcanza a nosotros. Para poder entender lo que Jesucristo nos explica del Reino de los Cielos se necesita una actitud humilde: “Señor, ¿qué quieres decir con esta parábola?”. Nosotros rezamos todos los días el Padre nuestro y pedimos “venga a nosotros tu Reino”. ¿Cómo es este Reino? Y Jesucristo nos explica: este Reino está ya en este mundo, lo he sembrado yo. Pero en este campo que es el mundo, el diablo ha sembrado también la cizaña, el mal. Y crecen juntos en el mismo campo. Nuestra tendencia inmediata es: pues lo arrancamos, para que no haya mal en el mundo. Pero Jesucristo nos dice: “no; tened paciencia hasta el fin del mundo. Entonces os separaré y os traeré al Reino de mi Padre”. San Pedro en su carta dice: “la paciencia de Dios es nuestra salvación”. Es bueno tener paciencia en medio de este mundo en el que  el demonio ha sembrado la cizaña. “El que tenga oídos, que oiga’’.

Añadir comentario