Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, julio 2, 2020
  • Siguenos!

La diócesis de Roma rectifica y abrirá las parroquias 

El Santo Padre dijo esta mañana, antes del nuevo comunicado de la diócesis, que «las medidas drásticas no siempre son buenas, por eso rezamos: que el Espíritu Santo dé a los pastores la capacidad pastoral y el discernimiento para que proporcionen medidas que no dejen solo al santo y fiel pueblo de Dios»

(InfoCatólica) En nuevo comunicado hoy, 13 de marzo, el Cardenal Vicario de Roma, Angelo De Donatis, rectifica la declaración de ayer.

Después de una larga perorata intentando justificar la decisión de cerrar ayer todas las iglesias y lugares de culto, que el Cardenal recalca que fue «después de consultar a nuestro Obispo Papa Francisco» hoy emite un comunicado en el que también después de «una nueva confrontación con el Papa Francisco» decide que se queden abiertas algunas iglesias«las parroquias y las que tienen una misión de cuidado de alma equivalente».

Si bien ayer «esto no es porque el estado lo requiera, sino por un sentido de pertenencia a la familia humana, expuesto a un virus cuya naturaleza y propagación aún no conocemos» hoy parece la argumentación para dejarlas abiertas es:

que desde el cierre de nuestras iglesias, otros “pequeños”, esta vez de un tipo diferente, no encontrarán motivo de desorientación y confusión. . El riesgo para las personas es sentirse aún más aisladas.

Esta declaración mitiga algo la enorme preocupación y confusión causada por el decreto a muchos fieles en Roma y en todo el mundo. El Cardenal dice, ahora, en su comunicado:

Queridos sacerdotes, confiamos en su sabio discernimiento. Estén muy cerca del pueblo de Dios, hagan que cada uno se sienta amado y acompañado, ayude a todos a percibir que la Iglesia no cierra las puertas a nadie, pero que le preocupa que ninguna persona “pequeña” arriesgue la vida o sea olvidada. También traiga, con todas las precauciones necesarias, la comodidad de los sacramentos a los enfermos, garantice la ayuda para las necesidades de los pobres y de aquellos que no tienen a nadie en quien confiar, evite todas esas situaciones de contacto entre personas que pueden crear un peligro para la salud.

Se especula que este cambio de criterio de 180º está relacionado también con las palabras del Santo Padre esta mañana:

En estos días nos unimos a los enfermos, a las familias, que sufren esta pandemia. Y también me gustaría rezar hoy por los pastores que deben acompañar al pueblo de Dios en esta crisis: que el Señor les dé la fuerza y también la capacidad de elegir los mejores medios para ayudar. Las medidas drásticas no siempre son buenas, por eso rezamos: que el Espíritu Santo dé a los pastores la capacidad pastoral y el discernimiento para que proporcionen medidas que no dejen solo al santo y fiel pueblo de Dios. Que el pueblo de Dios se sienta acompañado por los pastores y el consuelo de la Palabra de Dios, los sacramentos y la oración.

Añadir comentario