Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, mayo 29, 2020
  • Siguenos!

La Iglesia publica una «Misa en tiempo de pandemia» y añade una intención a la oración universal del Viernes Santo 

IMPLORANDO LA SALUD Y LA MISERICORDIA DE DIOS

Una misa en tiempo de la pandemia y una nueva intención universal para rezar en la liturgia de la Pasión del Señor el Viernes Santo han sido publicadas por la Congregación para el Culto Divino con sendos decretos especiales, después de haberlos enviado a los obispos de todo el mundo.

(InfoCatólica) La Conferencia Episcopal Española ha publicado hoy la versión española en su página web.

Según informó ayer Vatican News, con un decreto especial, el Dicasterio, que ha recibido muchas peticiones en este sentido, propone la celebración de una misa «específicamente para implorar a Dios el fin de esta pandemia».

Esta es la versión en español de la Misa en tiempo de pandemia

Esta misa se podrá celebrar, según las rúbricas de las Misas y Oraciones por diversas necesidades, todos los días, excepto las solemnidades y los domingos de Adviento, Cuaresma y Pascua, los días de la octava de Pascua, la Conmemoración de todos los fieles difuntos, el Miércoles de Ceniza y las ferias de Semana Santa.

En la oración colecta se rezará así:

Dios todopoderoso y eterno, refugio en todo peligro, vuelve tu mirada hacia nosotros que con fe te imploramos en la tribulación y concede el descanso eterno a los difuntos, el alivio a los que lloran, la salud a los enfermos, la paz a los que mueren, la fuerza a los trabajadores de la salud, el espíritu de sabiduría a los gobernantes y el ánimo de acercarse a todos con amor para glorificar juntos tu santo nombre.

Se leerá el pasaje del Evangelio de san Marcos 4, 35-41, en el que Jesús calma la tempestad con sus discípulos en la barca.

Oración para el Viernes Santo

Por otro lado, según el segundo decreto, la nueva intención para la oración universal en la celebración de la Pasión del Señor del Viernes Santo, «por quienes sufren en tiempo de pandemia», con el número XI-b, reza así:

Oremos también por todos los que sufren las consecuencias de la pandemia actual: para que Dios Padre conceda la salud a los enfermos, fortaleza al personal sanitario, consuelo a las familias y la salvación a todas las víctimas que han muerto.

Oración en silencio.

Dios todopoderoso y eterno, singular protector en la enfermedad humana, mirar compasivo la aflicción de tus hijos que padecen esta pandemia; alivia el dolor de los enfermos, da fuerza a quienes los cuidan, acoge en tu paz a los que han muerto y, mientras dura esta tribulación, haz que todos puedan encontrar alivio en tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

Añadir comentario