Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, octubre 16, 2019
  • Siguenos!

La islamización de Alemania 

La comunidad musulmana que ya vive en Alemania crece aproximadamente en 1.6% por año. Este año podría superar por primera vez los 6 millones de habitantes

En muchas mezquitas alemanas no hay suficientes ejemplares del Corán y los imanes piden a los fieles que se traigan alfombras de casa. Comunidades islámicas como la de la ciudad de Halle se han lanzado a la búsqueda de nuevas instalaciones porque la llegada de refugiados está traduciéndose en un aumento de asistencia de entre el 40% u el 50% en la mayoría de los casos. «Incluso llega a doblarse el número de personas» ha reconocido el presidente del Consejo Central de Musulmanes en Alemania (ZMD), Ayman Mazyek.

De los 800.000 refugiados que llegarán a Alemania antes de que termine 2015, más de un millón de personas según fuentes gubernamentales, al menos el 80% son musulmanes. Este porcentaje supone un aumento de la población musulmana de Alemania de 700.000 personas en solo un año. Todavía no es posible asegurar que la afluencia vaya a disminuir en los próximos años, a pesar de los grandes esfuerzos que realiza el gobierno alemán por acelerar las repatriaciones y desincentivar en los países de origen el viaje a Centroeuropa,, y a eso hay que añadir la tasa natural de crecimiento de la población musulmana, muy superior a la del resto de la población. La comunidad musulmana que ya vive en Alemania crece aproximadamente en 1.6% por año (77.000 personas) y a finales de 2014 se acercaba a los 5.100.000 individuos, por lo que este año podría superar por primera vez los 6 millones de habitantes.

«El número de musulmanes en Alemania aumentará significativamente», admite Mazyek, que también llama la atención sobre el hecho de que “los refugiados van a cambiar el islam en Alemania». Si hasta ahora la población musulmana era mayoritariamente de procedencia turca, los refugiados llegan en sumayoría procedentes de Siria e Irak, «lo que tendrá como consecuencia que el islam alemán sea a partir de ahora más arábigo en su carácter», prevé Mazyek.

Núcleo secularizado

Estos datos argumentan una consciente preocupación de la sociedad alemana sobre la evolución de la crisis de los refugiados, que cobra su máxima expresión en movimientos como Pegida (Patriotas Alemanes contra la Islamización de Occidente) que reúne 10.000 manifestantes semanalmente en Dresde. Los expertos advierten, sin embargo, que no puede hablarse propiamente de «islamización de Alemania».

«Ese peligro no existe», sentencia Bülent Ucar, especialista en sociedades islámicas de la Universidad de Osnabrück. «La fachada es islámica, pero el núcleo está completamente secularizado, de forma que lo que aumenta es la diversidad en Alemania», defiende. «Nuestra fe no está amenazada», defendía este fin de semana durante la celebración del Día de la Reforma, la autoridad de la iglesia Evangélica en Alemania, Margot Kässmann, «al contrario, Europa necesita gente que muestre nuevos caminos». El presidente de la Conferencia Episcopal alemana, Reinhard Marx, reconoce por su parte que «lo que está sucediendo en estos meses tendrá consecuencias no solo para la sociedad alemana, sino también para Europa ya para el mundo, así como en el mundo en el que interactuamos».

 

Añadir comentario