Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, octubre 26, 2021
  • Siguenos!

LA PARADOJA DE LA CRUZ 
25 de Septiembre
Por Juanjo Guerrero

En aquel tiempo, entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: «Meteos bien en los oídos estas palabras: el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres». Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro, que no captaban el sentido.

Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto (San Lucas 9, 43b-45).

COMENTARIO

Es una actitud humana muy clásica el rechazo de todo lo que implique sufrimiento cuando se están viviendo momentos dichosos. Por eso es natural que, ante el comportamiento de Jesucristo certificando su predicación con infinidad de portentos, la gente no estuviese dispuesta a aceptar el sentido obvio de sus palabras anunciando su próxima pasión.

Sin embargo, Jesucristo insiste en varias ocasiones para que quede claro que va voluntariamente camino de la cruz; el único posible para convertirla en gloriosa, venciendo la muerte, al ser resucitado por el Padre.

Esto mismo es lo que nos espera a todo cristiano: seguir el camino recorrido por Cristo nuestra cabeza. Paradójicamente, esta es la única forma que tenemos para alcanzar la tan deseada felicidad.

Con el convencimiento de que todo cuanto desagradable nos sucede, bien sea enviado por Dios, bien se deba al mal uso que el hombre hace de su libertad, el Señor sabe convertirlo en algo bueno para que logremos acceder a la vida eterna, que es el bien absoluto para el que hemos sido creados; no tengamos ningún temor en seguir la senda marcada por Jesucristo adhiriéndonos a Él.

Si así lo hacemos, contemplaremos asombrados la inmensa sensación de felicidad que nace en lo hondo de nuestro espíritu y cómo podemos empezar a amar de verdad a los demás.

Añadir comentario