Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, noviembre 16, 2019
  • Siguenos!

La verdad de San Juan el Bautista 
03 de Agosto
Por Francisco Javier Sánchez

En aquel tiempo, el rey Herodes oyó lo que contaban de Jesús, y dijo a sus cortesanos: «Es Juan el Bautista, que ha resucitado de entre los muertos y por eso actúan en él fuerzas milagrosas».
Es que Herodes había apresado a Juan y lo había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, mujer de su hermano Filipo, porque Juan le decía que no le estaba permitido tenerla por mujer. Y aunque quería quitarle la vida, tenía miedo a la gente, porque creían que Juan era un profeta. El día del cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías bailó delante de todos, y le gustó tanto a Herodes, que juró darle lo que pidiera. 
Ella, aconsejada por su madre, le dijo: «Dame, ahora mismo, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista».
El rey se entristeció, pero a causa de su juramento y por no quedar mal con los invitados, ordenó que se la dieran; y mandó degollar a Juan en la cárcel. Trajeron, pues, la cabeza en una bandeja, se la entregaron a la joven y ella se la llevó a su madre.
Después vinieron los discípulos de Juan, recogieron el cuerpo, lo sepultaron, y luego fueron a avisarle a Jesús (San Mateo 14, 1-12).

COMENTARIO

Buenos días hermanos en Cristo.

En este pasaje del Evangelio de San Mateo vemos el coste que supone dar testimonio de la verdad.

San Juan Bautista dice con toda claridad a Herodes, el poderoso, que no es lícito tener la mujer de su hermano Filipo.

Herodes no acepta la corrección fraterna de San Juan. Su respuesta es la cárcel. Y no sigue más lejos (la ejecución de San Juan) por miedo a la gente que tiene a San Juan por profeta.

Pero Satanás está siempre al acecho y aprovecha la ocasión del gran banquete ofrecido por Herodes con motivo de su cumpleaños. La hija de Herodías (mujer de Filipo, hermano de Herodes) baila ante el rey. Éste queda tan admirado que jura darle cualquier cosa que le pida.

Herodías dice a su hija que pida la cabeza de San Juan Bautista. A Herodes no le gustó nada la petición pero debido al juramento público manda decapitar a San Juan.

Esta situación se ha dado desde ese momento hasta el día de hoy. El Señor Jesucristo ya avisó, me persiguieron a mi, también os perseguirán a vosotros. La historia de la Iglesia está llena de mártires. En este momento, la religión más perseguida en el mundo es el cristianismo.

Un directivo de Ayuda a la Iglesia Necesitada afirmó hace algunos meses que el cristiano no debe sorprenderse de que le persigan. Debe preocuparse si no le persiguen porque algo está haciendo mal.

Ante esta realidad debemos recordar que El prometió estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Además, los mártires entran directamente en la Gloria Eterna.

Os deseo un verano lo mejor y santo posible.

Un abrazo en Cristo.

El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna, amén.

Añadir comentario