Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|domingo, agosto 25, 2019
  • Siguenos!

La verdadera bendición 
29 septiembre
Por Miguel Iborra

 

Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Le dice Natanael: ¿De qué me conoces? Le respondió Jesús: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Le respondió Natanael: Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel. Jesús le contestó: ¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores. Y le añadió: En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre. (Juan 1, 47-51

Comentario

La presentación que hace Jesús de Natanael cuyo nombre significa “don de Dios” es muy significativa: Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Jesús garantiza de forma absoluta que sus discípulos le descubrirán como el Hijo del hombre, como punto de unión entre el cielo y la tierra.

¿Imaginas que dijeran que en nosotros no hay engaño y que de nuestra boca solo se escucha la verdad? Eso sí que sería una verdadera bendición.

Hoy celebramos en la Iglesia el día de los Santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, pues aprovechemos la  beneficiosa ayuda de nuestros custodios  que interceden por nosotros y siempre nos auxilian a escoger el buen sendero, como ellos, como Natanael, también nosotros somos llamados a esa grandeza, a esa claridad, a esa limpieza, a ese “cielo abierto”.

 

 

Añadir comentario