Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, enero 24, 2020
  • Siguenos!

LAS BIENAVENTURANZAS A LA LUZ DE LA PASIÓN I 

*El Santo Grial, que se conserva en la Catedral de Valencia es, según dice la tradición, el precioso cáliz de alabastro con el que Jesucristo cumplió, celebró e institucionalizó la Pascua eterna. Cristo, como otrora Israel al salir de Egipto, ha establecido de su Pasión una Liturgia de bendición y de alabanza.

El ritual de la Pascua hebrea se celebra con una cena de vigilia, en la que se come el pan ázimo que representaba la esclavitud, el sufrimiento y la miseria de Egipto “mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; ÉSTO ES MI CUERPO.

Luego, al momento de alzar el cáliz del vino, el de la entrada en la Tierra prometida, dio las gracias anticipadamente porque la Pascua y el Kippur de nuestra liberación del pecado y de la muerte iban a cumplirse en su dolorosa Pasión y gloriosa resurrección: ÉSTA ES MI SANGRE DE LA ALIANZA. (Mt 26, 26-27; Mc 14, 22-24).

En éste diálogo ritual, Jesús al tomar el pan bendijo a Dios. El texto griego dice εὐλογήσας: habiendo bendecido = eulojesas, hizo una berahá. Mientras que con la copa del vino dio sencillamente las gracias (todá): εὐχαριστήσας = eukaristesas. (1).

Por ser memorial de la Pascua de Cristo, en la Eucaristía Cristo da el mismo Cuerpo entregado por nosotros en la Cruz, la misma Sangre “derramada por la multitud para el perdón de los pecados” (Mt 26,28). CIC &1365.

Cristo, y la Iglesia con Él hacemos eucaristía, bendiciendo a Dios y dándole gracias por su victoria cumplida en su gloriosa Resurrección. Alguien encontró una feliz expresión: la Eucaristía es la continua acción de gracias de Cristo resucitado al Padre, la TODÁ del Resucitado.

Pensad que, cuando se sufre injustamente, es meritorio tolerar penas, por consideración a Dios. Él no cometió pecado, y en su boca no se halló engaño. Cuando era insultado, no respondía con insultos, cuando padecía, no amenazaba, sino que se ponía en manos de Aquel que juzga con rectitud. Llevó nuestros pecados en su cuerpo, a fin de que muriesemos a nuestros pecados y viviéramos para la justicia; con sus heridas habéis sido curados. (1P 2, 19-24).

(1) Mientras que Marcos y Lucas, hablan de acción de gracias al tomar Jesús el pan y el vino, Mateo (26, 26-27) distingue claramente entre la bendición (éulogia) y la acción de gracias (eukaristia). Es cierto que éste doble significado se encierra en la berajá hebrea, pero la todá se refiere más concretamente al agradecimiento.

(*) Sobre la tradición de los desplazamientos de la reliquia desde Roma-San Juan de la Peña-Valencia:

https://youtu.be/FJ3UuXQZbuw

Añadir comentario