Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, septiembre 21, 2019
  • Siguenos!

LLAMAR A LAS COSAS POR SU NOMBRE 

Un verdadero reto para los católicos

Mons. Juan Antonio Reig Pla Obispo de Alcalá de Henares1. El Presidente del Gobierno de España y del Partido Popular ha confirmado la retiradade  la  reforma  de  la  ley  del  aborto  que  pretendía  “limitar”  cuantitativamente  el“holocausto silencioso” que se está produciendo. Mantener el derecho al aborto quiebray  deslegitima  el  supuesto  estado  de  derecho  convirtiéndolo,  en  nombre  de  lademocracia, en una dictadura que aplasta a los más débiles. Ninguna ley del aborto esbuena. La muerte de un solo inocente es un horror, pero “parecía” que “algo” estabacambiando  en  las  conciencias  de  algunos  políticos  relevantes  respecto  del  crimenabominable del aborto (Cf. Concilio Vaticano II, Gaudium et spes, 51).Dicho esto conviene denunciar, con todo respeto a su persona, que el Presidente delGobierno ha actuado con deslealtad respecto a su electorado al no cumplir su palabra enesta materia, explicitada en su programa electoral; también ha actuado con insensatezpues ha afirmado que lo sensato es mantener el “derecho al aborto”, es decir, el derechoa matar  a  un inocente no-nacido,  el  crimen más execrable.  Además ha  faltado  a  laverdad, pues su partido tiene mayoría absoluta en el Parlamento y, sin embargo, afirmaque no hay consenso, algo que no ha aplicado a otras leyes o reformas infinitamentemenos importantes.Ha llegado el momento de decir, con voz sosegada pero clara, que El l Partido Populares liberal, informado ideológicamente por el feminismo radical y la ideología de género,e “infectado” como el resto de los partidos políticos y sindicatos mayoritarios, por ellobby LGBTQ;  siervos  todos,  a  su  vez,  de  instituciones internacionales  (públicas  yprivadas)  para  la  promoción  de  la  llamada  “gobernanza  global”  al  servicio  delimperialismo transnacional neocapitalista, que ha presionado fuerte para que España nosea ejemplo para Iberoamérica y para Europa de lo que ellos consideran un “retroceso”inadmisible en materia abortista.2. Respecto al Jefe de la Oposición en el Parlamento, también con todo respeto a supersona, hay que afirmar que se ha mostrado falto de rigor intelectual y con un déficitde sensibilidad ante  la dignidad de la vida humana. Es asombroso comprobar cómotelefonea a un programa de televisión para denunciar la violencia contra los animales, y,sin  embargo,  olvida  la  violencia  criminal  contra  dos  millones  de  niños  abortados:decapitados,  troceados,  envenenados,  quemados…  Desde  la  lógica  del  horror  elSecretario  General  del  PSOE ensalzó  en  la  Estación  de  Atocha  de  Madrid  el  malllamado “tren de la libertad” en el que algunas mujeres reclamaban “el derecho a decidirmatar inocentes”; este tren, como los trenes de Auschwitz que conducían a un campo demuerte, debería llamarse, no el “tren de la libertad” sino, el “tren de la muerte”, del“holocausto” más infame: la muerte directa y deliberada de niños inocentes no-nacidos.3. Como es verificable, el Partido Popular con esta decisión, se suma al resto de lospartidos políticos que, además de promover el aborto, lo consideran un derecho de lamujer:  una  diabólica  síntesis  de  individualismo  liberal  y  marxismo.  Dicho  de  otramanera,  a  fecha  de  hoy  ‒  y  sin  juzgar  a  las  personas  ‒,  los  partidos  políticosmayoritarios se han constituido en verdaderas “estructuras de pecado” (Cf. San JuanPablo II, Encíclicas Sollicitudo rei socialis, 36-40 y Evangelium vitae, 24).

Añadir comentario