Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, marzo 20, 2019
  • Siguenos!

Lo que os gusta a vosotros, hacedlo vosotros con ellos 
14 de Marzo
Por Javier Leceta Martínez

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.
Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le dará una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, aun siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden!
Así, pues, todo lo que deseáis que los demás hagan con vosotros, hacedlo vosotros con ellos; pues esta es la Ley y los Profetas» (San Mateo 7, 7-12).

COMENTARIO

La cuaresma es un tiempo dedicado al ayuno, la oración y la limosna que preparen nuestro corazón para recibir la vida nueva que nos trae la pascua de resurrección. Hoy en el evangelio Jesucristo nos exhorta a la oración. Para poder hacer oración se necesita un espíritu humilde, sentirse necesitado. Hacer oración no es ser pedigüeño, es pedir lo que de verdad nos hace falta. Dios sabe las necesidades materiales que tenemos antes de que se lo pidamos. En este evangelio Jesucristo nos pone dos ejemplos de las cosas que, como hijos de Dios, necesitamos: el pan y el pez. Son dos símbolos muy importantes.

 El pan: “danos hoy nuestro pan de cada día”. Cuando Jesucristo nos enseñó el Padre Nuestro, ya sabe nuestras necesidades materiales.  El pan que nos invita a pedir es otro pan: “Yo soy el pan que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre”.

El pez: el anagrama de Cristo.

Lo que el evangelio nos invita a pedir en nuestra oración en esta cuaresma es que tengamos dentro de nosotros a Cristo, que tengamos su misma vida, sus mismos sentimientos.

Añadir comentario