Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|domingo, agosto 9, 2020
  • Siguenos!

Los obispos piden una solución al «problema angustioso de los desahucios» 

Cáritas muestra que hay alternativas

«¡Que se encuentre sin tardanza una solución justa, equitativa y social al problema angustioso de los desahucios!» El cardenal Rouco lanzó esta petición durante la fiesta de la Patrona de Madrid, en la misma mañana en que se producía un nuevo caso de suicidio, en Barakaldo, cuando una mujer se arrojó por la ventana ante la llegada de la comisión judicial que iba a echarle de su hogar. El número de desahucios por día en España supera ya los 500. Cáritas lleva tiempo volcada en paliar este drama, a menudo ejerciendo una labor mediadora, que demuestra que hay soluciones

El arzobispo de Madrid pedía el viernes pasado a la Virgen de la Almudena «que nos ayude a superar, lo más pronto posible, esta crisis económica, que está dejando sin trabajo a tantas personas, y a tantas familias, sin casa ni hogar». A los responsables políticos, el cardenal Rouco les urgía a encontrar «sin tardanza una solución justa, equitativa y solidaria» a este «problema angustioso de los desahucios».

La actualidad informativa se trasladaba después a Barakaldo, en Vizcaya, con el dramático suicidio de una mujer. El obispo de Bilbao, monseñor Mario Iceta, mostraba en un comunicado su «gran pesar», e instaba «a la Administración y a las instituciones a que, con la máxima urgencia, arbitren los mecanismos necesarios para evitar estas situaciones injustas».

Varios obispos se han referido a este drama en los últimos días, mientras los principales partidos políticos y la Banca buscaban una solución, urgidos por la opinión pública y por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que ha declarado la normativa española ilegal. El obispo de San Sebastián, monseñor José Ignacio Munilla, lanzaba, desde Zaragoza, esta denuncia: «Me parece un absurdo y una contrariedad que un sistema bancario que está subvencionado con el dinero de todos se considere con autoridad para hacer desahucios».

Pero la Iglesia en España no sólo ejerce una labor de denuncia, sino que trabaja activamente en la solución de esta lacra, particularmente a través de Cáritas. La de Barcelona fue una de las primeras en detectar la necesidad de atención específica a los afectados por los desahucios. En septiembre de 2011, abrió un Servicio de Mediación en la Vivienda, con el objetivo de mediar entre propietarios y entidades acreedoras, para arbitrar soluciones que eviten los desahucios. El Servicio contempla también una línea de ayuda económica para cubrir dificultades de pago, a devolver sin interés o a fondo perdido, según las situaciones. Desde su creación, el servicio ha mediado en 645 casos de familias que no podían pagar su hipoteca o su alquiler, y ha resuelto favorablemente un 42%, «ya sea consiguiendo la dación en pago, un alquiler social, o buscando una vivienda alternativa, muchas veces proporcionada por la propia Cáritas» -que cuenta con 180 viviendas sociales en la Comunidad-, como asegura su directora y ex Secretaria de Vivienda de la Generalidad de Cataluña, doña Carmen Trilla.

Cáritas diocesana de Valencia, a través de las Cáritas parroquiales, destinó, en 2011, más de 720.000 euros a familias con problemas de vivienda, y ofrece, en colaboración con Broseta Abogados, asesoramiento y ayuda jurídica gratuita a personas en proceso de desahucio. Hay casos también de cooperación con la Administración, como en Castilla León, donde la Cáritas regional participa en el Servicio de Apoyo Integral a las Familias en Riesgo de Desahucio.

En Huesca, la Cáritas diocesana ha puesto en marcha el Proyecto vivienda, que aloja y atiende a personas sin recursos, en paro o con ingresos mínimos, en cinco pisos de la ciudad. La directora, doña Pilar Polo, ha mostrado su esperanza de que «la ley cambie. Se pueden solucionar las cosas sin necesidad de echar a la gente a la calle: se pueden alquilar las viviendas a un precio reducido, por ejemplo», dice.

También en esa línea trabaja Cáritas Vitoria, que se ha sumado a la campaña de recogida de firmas, para una Iniciativa Legislativa Popular para promover en el Congreso la regulación de la dación en pago, la paralización de los desahucios y el alquiler social, y ha puesto a disposición de los fieles los pliegos en las Cáritas parroquiales.

Añadir comentario