Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, julio 20, 2019
  • Siguenos!

Manos Unidas ha destinado 7,5 millones de euros a 90 proyectos en Haití 

«A pesar de todo, al cabo del tiempo el terremoto se ha convertido en una dramática anécdota que no ha influenciado tanto en que se rompiera un proceso de desarrollo que no existía, ni en que lo impulsara porque tampoco ha cambiado nada respecto a cómo era el país antes del terremoto», ha asegurado Jimena Francos. Y es que de hecho, en Haití, la población sigue sufriendo sus pérdidas, tiene enfermedades y hay una enorme cantidad de personas sub-nutridas, más de la mitad de la población, según ha indicado citando datos de la FAO.

Manos Unidas ya trabajaba en el país 35 años antes del terremoto, pero tras el seísmo intensificó su labor en el país y aunque los fondos que se recaudaron para la emergencia se han gastado, aún tienen un presupuesto destinado al trabajo en el país. La primera solución para Haití que al menos «desharía nudos», pasa por «una voluntad política de la comunidad internacional, no solo de los políticos haitianos» que también «tienen que dar la talla», ha asegurado Jimena Francos en una entrevista concedida a Europa Press.

Desde Manos Unidas también llamamos la atención sobre las reglas del comercio internacional y otras razones de carácter estructural e histórico, que han hecho que durante décadas se haya ido «expoliando el país y le han dejado en una situación en la que apenas tiene elementos de los que pueda conseguir ingresos para desarrollarse por sí mismo».

Conferencia en el Vaticano sobre Haití, cinco años después del terremoto

Este fin de semana, el Secretario General de Manos Unidas, Rafael Serrano, y la Coordinadora de Proyectos de Manos Unidas en Haití, Jimena Francos, han participado este fin de semana en Roma en una reunión convocada por el Consejo Pontificio Cor Unum y la Comisión Pontificia de América Latina por deseo expreso del Papa Francisco en la Cuando se cumplen cinco años del terremoto.

Bajo el título «La comunión de la Iglesia: memoria y esperanza para Haití cinco años después del terremoto» se celebró este sábado 10 de febrero una reunión especial organizada por el Consejo Pontificio Cor Unum y la Comisión Pontificia para América Latina en colaboración con los obispos de Haití entre ellos el Cardenal Chibly Langlois, obispo de Les Cayes, presidente de la Conferencia Episcopal de Haití y el primer cardenal haitiano de la historia, nombrado por el Papa Francisco el año pasado coincidiendo con el 4 aniversario del terremoto.

Esta reunión en la que se ha podido realizar un balance de la situación actual del país y de los avances alcanzados por los proyectos de cooperación puestos en marcha, ha sido fruto del expreso deseo del Papa Francisco por mantener viva la atención sobre el país que todavía sufre las consecuencias del terremoto y para manifestar la cercanía de la Iglesia al pueblo de Haití, que sigue sufriendo las consecuencias del devastador terremoto.

Añadir comentario