Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, junio 24, 2019
  • Siguenos!

Mártires de Irak 

En la época actual no está de moda ser cristiano. Se conceden mayores privilegios en las naciones de Europa a los musulmanes que a los católicos y esto por poner un ejemplo. En España sin ir más lejos se da toda clase de facilidades para construir mezquitas y por cierto son tan numerosas que no es fácil encontrar ciudades en donde no exista al menos una mezquita, cuando no son varias, en cambio en los países musulmanes, a los cristianos se les estrecha el cerco cada día más impidiéndoles no ya construir iglesias sino practicar la religión. Hasta llevar una Biblia puede constituir un delito, no digamos practicar públicamente nuestra religión.

Tanta es la inquina de los islámicos radicales que en muchas ciudades se está asesinando a grupos numerosos de personas por ser cristianos y no renegar de su fe. Quiero traer a colación hoy, la suerte que están corriendo en Quaragost, la ciudad cristiana más grande de Irak, los católicos y otros grupos de hermanos cristianos. Acabo de recibir la noticia de la toma de esta ciudad por los grupos islámicos extremistas, que están masacrando a cientos de hombres, mujeres y niños por el único delito de ser cristianos. Se les somete a toda clase de vejaciones y torturas y han tenido que iniciar un éxodo sin tierra prometida. Con poquísimos enseres, abandonan sus ciudades, hogares, trabajo… para al fin, si tienen suerte encallar en una ciudad extraña, en un campo de refugiados, en la precariedad más absoluta, sin comida, sin ropas, sin escuelas, con frío y desarraigados, una suerte no deseable ni para el peor enemigo. Los medios de comunicación silencian culpablemente esta situación. A nadie interesa la suerte de estos hijos de Dios que confiesan valientemente su fe, a pesar de las torturas y humillaciones que les infligen. Que al menos reciban el consuelo de nuestras oraciones y solidaridad, que nuestro apoyo les alivie el sufrimiento y que no tengamos miedo de proclamar como ellos que el mayor timbre de gloria es, llevar el nombre de cristianos.

Añadir comentario