Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|domingo, julio 21, 2019
  • Siguenos!

Misión Ad gentes en Colombia: la Buena Nueva por todas las periferias 

La iniciativa tiene lugar tras haber culminado el período de formación del Diplomado en Misión Ad gentes 2019, organizado por el departamento de Animación Misionera de la Conferencia Episcopal de Colombia, con una intensidad de 120 horas presenciales y en convenio con la Pontificia Universidad Javeriana.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

En el contexto de preparación para el Año Misionero Extraordinario, impulsado por los obispos del país, el departamento de Animación Misionera de la Conferencia Episcopal de Colombia ha organizado durante un mes, el Diplomado en Misión Ad gentes 2019 con una intensidad de 120 horas presenciales en convenio con la Pontificia Universidad Javeriana.

Este proceso de formación contó con la participación de un grupo de 22 misioneros conformado por sacerdotes, seminaristas, religiosos y laicos, provenientes de diversas comunidades y Jurisdicciones Eclesiásticas dentro y fuera de la nación.

Anunciar el Evangelio en el mundo actual

Tal como informa el sitio web del episcopado, durante un mes, los participantes pudieron actualizarse en diversos temas relacionados con la animación misionera: la celebración del mes misionero extraordinario, convocado por el Papa Francisco; la misión dentro del contexto del proceso evangelizador en las diferentes jurisdicciones eclesiásticas; la cultura del encuentro y la evangelización en las periferias; el Sínodo de la Amazonía y el cuidado de la casa común; así como la inculturación en la globalización, los medios de comunicación y el anuncio del Evangelio; sin olvidar los desafíos de la misión en el mundo actual, entre otros.

Visita a las cárceles de Bogotá

Al finalizar el diplomado los participantes quisieron salir a las periferias para anunciar el Evangelio mediante una visita a algunos establecimientos carcelarios de la ciudad de Bogotá. Allí tuvieron la oportunidad de compartir un encuentro con los internos para llevarles el mensaje del Evangelio.

 

“Me siento infinitamente agradecida por la oportunidad que nos da la Iglesia de formarnos en este campo misionero, para mí fue una experiencia muy enriquecedora, y creo que fue una gran oportunidad de preparación al mes misionero extraordinario convocado por el Santo Padre”, comentó la hermana Elizabeth Paz, participante de la Comunidad de Hermanas Betlhemitas.

Compartir lo que significa la misión

En este contexto, el padre Ramiro Antonio López Montoya, director del departamento de Animación Misionera, subraya que los participantes han podido compartir lo que significa para ellos la misión, es decir, el sentido de llevar la Buena Nueva de Jesús a todas las periferias especialmente a aquellas donde la pobreza y la marginalidad forman parte de la cotidianidad.

Por su parte, Marlon Andrés Ventura Hurtado, asistente al diplomado representando a la diócesis de Istmina Tadó, destacó que misionar es “encontrarse con Jesús que está presente en cada una de las personas de esas zonas donde se evangeliza, sin importar la raza o condición social”.

Tras concluir la formación del diplomado, se realizó el envío misionero de los 22 participantes que regresaron a sus comunidades de origen para seguir anunciando a Jesucristo.

Octubre 2019: Mes Misionero Extraordinario

Y todo ello en preparación del Mes Misionero Extraordinario (MME OCT 2019) establecido por el Santo Padre para octubre de 2019 con el fin de celebrar el centenario de la Carta Apostólica Maximum Illud del Papa Benedicto XV.

Para reavivar la conciencia bautismal del Pueblo de Dios en relación con la misión de la Iglesia, el Santo Padre ha asignado a este mes especial, el tema “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”.

Se trata de despertar la conciencia de la missio ad gentes y retomar con nuevo impulso la responsabilidad de proclamar el Evangelio, sabiendo que la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia.

Añadir comentario