Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, agosto 11, 2020
  • Siguenos!

¿NO RESISTAIS AL MAL? 
18 de Junio
Por Rafael Luis Álcazar

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Pues yo os digo: No resistáis al mal; , antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra; al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica, déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con el dos. A quien te pida da y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda» (San Mateo 5,38-42).

COMENTARIO

¡Cómo no rebelarme, Señor ante la injusticia de cada día! ¿Acaso puedo yo en mis fuerzas cumplir este mandato tuyo? Bien sabes tú Señor de mi debilidad, de mi impotencia para aceptar o soportar lo que yo considero agravios o injusticias de los que me rodean. ¡Yo no puedo Señor! Soy incapaz acepar el desprecio o la humillación; incapaz de no abrir la boca para defenderme; incapaz de dar sin interés; incapaz de devolver bien por lo que yo considere mal. ¡Tú lo sabes todo Señor!

¿Cómo entonces me pides en este día semejante actitud?… Me cuesta, siempre que escucho estas palabras, guardarlas en mi corazón en lugar de con la mente. Señor, Padre mío, tu que me conoces mejor aún que yo, dame ese Espíritu tuyo que me es imprescindible para que yo pueda seguir el camino que me lleve en este día por el sendero del cielo. Dame de ti y camina hoy conmigo para que pueda tener tus actitudes y salgan de mi las obras de vida que únicamente cuando habitas en mi yo puedo hacer. ¡No me dejes en este día! Sé tú mi vara y mi cayado en el camino. Se tú mi guía para que no me pierda en el combate de este día con “el enemigo” porque si tu Amor habita en mí, contigo todo lo puedo. Podré ver con luz donde sin ti todos vemos  oscuridad y sabré responder como conviene y llevar en mi la naturaleza de Hijo adoptivo que tú por mi bautismo me has querido regalar. Es sólo cuestión de oídos para oír y ojos para ver. Ambos han sido, a través de tu Iglesia, el mejor regalo para mí, sin merecerlo. ¡Gracias Señor!

¡BUEN DÍA CON EL SEÑOR!

Añadir comentario