Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, junio 25, 2019
  • Siguenos!

No saben lo que hacen 

La justificación que Jesús hizo para nosotros frente al Padre pidiendo nuestro perdón está compuesta de unas palabras que se me antojan sorprendentemente adecuadas, a saber: “Porque no saben lo que hacen”. Deduzco que, si los que matan al Hijo de Dios no saben lo que hacen, los que matan a otros hijos de Dios tampoco lo saben. Si el mayor pecado tiene su justificación en no saber lo que se hace, los pecados de menor escala no tienen un motivo diferente.

Cuando uno juzga, condena y critica a un hermano, realmente “no sabe lo que hace”.

“No sabe lo que hace” el que comete una falta y “no sabe lo que hace” el que le critica y condena. Porque no sabemos que criticar y condenar a un hermano es criticar y condenar a un hijo de Dios, a un igual. No sabemos que criticar a un hermano es criticarnos a nosotros mismos, ya que potencialmente podríamos ser y actuar igual que él en sus mismas circunstancias.

Los hombres buscamos la felicidad porque somos felicidad; buscamos la inmortalidad porque somos almas inmortales; buscamos conocer porque somos el conocimiento divino a imagen de Dios. Pero no sabemos lo que somos, no sabemos lo que hacemos y entonces buscamos la felicidad en cosas que no nos la proporcionaran. La inmortalidad la confundimos con el éxito y la sabiduría con la información.

Y así, el hombre nunca encuentra lo que realmente busca porque “no sabe lo que hace”; se siente frustrado en sus aspiraciones, y se menosprecia por ello. Antes o después se dará cuenta que sus pretendidos logros de felicidad son nada. Acusará al mundo (que “no sabe lo que hace”) e incluso al mismo Dios, culpándoles de que le han forzado a ser como cree que es. Sin embargo, una vez más “no sabe lo que hace”.

“Perdónalos porque no saben lo que hacen” va dirigido a todos completamente, no solo a unos pocos. Pensar de otra manera es creer que podemos estar excluidos de dicho perdón y, por tanto, que algunos no lo merecemos. ¿Qué interés puede tener alguien en pensar que él u otros están excluidos de dicho perdón? ¿Acaso dicho propósito no va en realidad dirigido contra sí mismo?

No aceptar el perdón de Dios es una forma simple y tosca de pretender ser diferente y distinguido de los demás, de perpetuar el ego para que Dios mismo se fije en él aunque sea para ser castigado. Como el niño que se especializa en cometer trastadas solo para reclamar la atención de sus padres. Pero esto también Dios nos lo perdona porque “no sabemos lo que hacemos”. Jesús lo dejó bien claro cuando instauró la Eucaristía.

Ese es nuestro miedo: pensamos que perderíamos la vida en vez de ganarla y, una vez más, porque “no sabemos lo que hacemos”.

El ego siempre plantea la misma estúpida cuestión: si Dios me perdona todo, ¿puedo robar y matar a mi antojo? La respuesta es muy sencilla: si uno realmente aceptara el perdón de Dios para sí mismo y para todos, no se plantearía robar ni matar, ni nada por el estilo, ya que tendría a Dios en su corazón y no acusaría ni juzgaría a nadie. Aceptar el perdón para uno mismo es aceptarlo para todos y sin exclusión.

Se me antoja después de estas letras una sencilla oración: «Señor, cuídanos mientras vivimos dormidos; enséñanos a aceptar tu perdón y olvidar así nuestros pecados, porque ya sabes que “no sabemos lo que hacemos”». Amén.

 J.J. Prieto Bonilla

Añadir comentario