Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, octubre 16, 2019
  • Siguenos!

No se puede dar culto a Dios y causar daño a los pobres…. 

No se puede dar culto a Dios y causar daño a los pobres, o anteponer al amor a Dios el propio interés, dijo el Papa en el Ángelus

Sobre cómo no deben ser los seguidores de Jesús y el ideal ejemplar del cristiano, habló Francisco en el Ángelus del 8 de noviembre de 2015. No se puede dar culto a Dios y causar daño a los pobres, o anteponer al amor a Dios a la vanagloria o el propio interés, dijo, hablando de los escribas y doctores de la ley que tienen el defecto de la soberbia, la avidez y la hipocresía. “Pero, bajo apariencias tan solemnes se esconden falsedad e injusticia. Mientras se pavonean en público, usan su autoridad – así dice Jesús – para devorar los bienes de las viudas” y las personas más indefensas y desamparadas. “También hoy existe el riesgo de asumir estas conductas, por ejemplo, cuando se separa la oración de la justicia, porque no se puede rendir culto a Dios y causar daño a los pobres. O cuando se dice que se ama a Dios y, sin embargo, se antepone a Él la propia vanagloria, el propio provecho”.

Tomando el ejemplo de la viuda pobre que puso todo lo que tenía para vivir en el tesoro del Templo, el Sucesor de Pedro explicó que “Jesús observa atentamente a esa mujer y llama la atención de los discípulos diciendo que la viuda, con discreción  y humildad, ha dado «todo lo que tenía para vivir» por ello – dice Jesús – ella ha dado más que todos. “En su pobreza ha comprendido que, teniendo a Dios, lo tiene todo; se siente amada totalmente por Él y, a su vez, lo ama totalmente. ¡Qué lindo ejemplo esa viejita, lindo ejemplo!”  Jesús, hoy, nos dice también a nosotros que el metro de juicio no es la cantidad, sino la plenitud. Hay una enfermedad que hace que el corazón se baje hasta la billetera”.

El Papa comparó a la viuda pobre con la Virgen María que dió toda su vida a Dios por nosotros, pidió que nos pongamos en su escuela y rogó a Dios para todos un corazón pobre, pero rico de generosidad alegre y gratuita. jesuita Guillermo Ortiz- RV

Añadir comentario