Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, septiembre 19, 2019
  • Siguenos!

Nos ha regenerado para una esperanza viva 
23 de Abril
Por Fernando Zufía

 

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que, por su gran misericordia, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha regenerado para una esperanza viva; para una herencia incorruptible, intachable e inmarcesible, reservada en el cielo a vosotros, que, mediante la fe, estáis protegidos con la fuerza de Dios; para una salvación dispuesta a revelarse en el momento final.

Por ello os alegráis, aunque ahora sea preciso padecer un poco en pruebas diversas; así la autenticidad de vuestra fe, más preciosa que el oro que, aunque perecederos se aquilata a fuego, merecerá premio, gloria y honor en la revelación de Jesucristo; sin haberlo visto lo amáis y, sin contemplarlo todavía, creéis en él y así os alegráis con un gozo inefable y radiante, alcanzando así la meta de vuestra fe: la salvación de vuestras almas. (Pedro 1, 3-9)

Lo primero a resaltar es el miedo que tenían los apóstoles, a pesar de haber estado tres años con Jesús;  como aún no había venido es Espíritu Santo, estaban en sus fuerzas y ya se ve lo que damos los hombres de sí, por nosotros mismos.

Las puertas de la estancia estaban cerradas, luego el cuerpo glorioso -aparte de no ser reconocido-, puede pasar por barreras infranqueables o por paredes, como se ve aquí.
Al presentarse Jesús resucitado trae la paz verdadera, y se deja reconocer por las manos y los pies.
Jesucristo realiza el envío, como tantas veces la Iglesia lo hace con nosotros, y a partir de ahí somos transformados y nos da un poder que nunca hubiéramos ni imaginado, entre otros ser instrumentos de su amor y dar a conocer la buena noticia a los que nos rodean.
Aunque es verdad y el mismo Jesús dice que dichosos los que crean sin haber visto, sin embargo por vía de los nuestros, Tomas -por haber tocado sus manos y sus pies- sabemos no solo que Jesús no era un fantasma, sino que hay uno que ha vuelto del cementerio y nos da la posibilidad de la vida eterna.

Añadir comentario