Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|jueves, abril 25, 2019
  • Siguenos!

Pablo Casado quiere volver a la ley del aborto de 1985 porque dice que «era de consenso» 

MANTIENE QUE «NO HABÍA NINGUNA NECESIDAD DE CAMBIARLA»

Se opone también a la reforma de Gallardón porque «iba más allá» de volver a la de 1985. Casado ha considerado que en España sería mejor dejar de preguntar por la ley del aborto y empezar a hacerlo por ayudas a la maternidad, a la conciliación, a la emancipación, a la vivienda, o ayudas fiscales para tener niños.

(Agencias/InfoCatólica) El presidente del PP, Pablo Casado, en una entrevista con Efe, se ha mostrado partidario de derogar la actual ley del aborto de plazos, La ley Aído-Zapatero, aprobada en 2010, y volver a la de supuestos aprobada en 1985 por el Gobierno de Felipe González, que cree que era «de consenso» y que «no había ninguna necesidad de cambiar». Casado afirma que más que hacer modificaciones en la actual la cambiaría entera, la derogaría y volvería a la ley que cree que tenía cohesión social y que, aunque fue aprobada por un Gobierno socialista, después respetó el de José María Aznar.

La ley de 1985 despenalizó el aborto en los supuestos de violación, riesgo para la salud física y psíquica de la madre y malformación en el feto, mientras que la de 2010, en vigor, permite el aborto libre en las 14 primeras semanas de gestación. A juicio de Casado, la izquierda, con su «estrategia divisiva», cambió la ley del aborto porque, dado que no podían legislar y gestionar la economía, se dedicaron a «dividir» a los españoles en cuestiones como memoria histórica, aborto, eutanasia.

«Sería mejor dejar de preguntar por la ley del aborto»

El PP apuesta por una cultura «progresista» a favor de la vida. Casado ha advertido además que España es un país con un «invierno demográfico» que pone en riesgo el sistema de pensiones, así como el sistema de salud y de prestaciones públicas.

«Creo que tenemos que hacer un análisis de qué sociedad estamos construyendo y, sobre todo, que eso a la izquierda se le da muy mal, si queremos financiar las pensiones y la salud debemos pensar en cómo tener más niños y no en cómo los abortamos», ha afirmado. En todo caso, Casado ha considerado que en España sería mejor dejar de preguntar por la ley del aborto y empezar a hacerlo por ayudas a la maternidad, a la conciliación, a la emancipación, a la vivienda, o ayudas fiscales para tener niños. Porque el día de mañana, cuando se vea en que quedan el sistema de pensiones y el sistema de salud, entonces «algunos que nos llaman tan protectores de la cultura de la vida empezarán a pensar que teníamos razón», ha concluido.

La reforma de Gallardón iba «más allá» de volver a la de 1985

Casado ha puntualizado que la ley que propuso el exministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, y por la que finalmente dimitió, es una normativa que «iba más allá» de volver a la de 1985, por lo que aunque esta propuesta cuenta con su «respeto» no es equiparable a lo que plantearía ahora el PP.

Además de la dimisión de Gallardón se produjo en el Partido Popular una purga de políticos que aún mostraban convicciones próvida.

Pablo Casado recupera de Rajoy sobre el supuesto consenso de 1985

Entre los políticos purgados por mantener convicciones a favor del derecho a vivir destaca la ex diputada Lourdes Méndez-Monasterio que en una entrevista recientecomenta el asunto:

¿Qué opinaban otros partidos sobre esa ley de supuestos del PSOE?

En contra de lo que hoy se afirma, hay que recordar que en aquel momento no hubo consenso para la aprobación de la ley de supuestos. En concreto, el PP defendía que era más justo aplicar la teoría general de la exención de la responsabilidad que el sistema de indicaciones. Vaticinaban los diputados de entonces Gabriel Cisneros y José María Ruiz Gallardón que pasaría lo que lamentablemente ocurrió.

¿Qué movió al Gobierno socialista a cambiar los supuestos por los plazos, convirtiendo el aborto en un derecho?

En España, en el año 2010, cuando se aprueba la ley Aído, no existía ninguna presión social. Ni tan siquiera el PSOE lo llevaba en su programa. El ala más radical del partido fue quien presionó para que se llevara a efecto la aprobación de la actual norma liberalizadora de la práctica del aborto.

La ley Aído está pendiente de fallo del Tribunal Constitucional que sigue sin emitir un fallo sobre el asunto y

Añadir comentario