Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|viernes, octubre 30, 2020
  • Siguenos!

Países Bajos ampliará la eutanasia a niños de menos de 12 años 

«Una vez permites matar por un motivo, surgen muchas razones para matar», critica Alex Schadenberg, director ejecutivo de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia

«Las leyes de eutanasia parecen expandirse de forma natural a lo largo del tiempo. Una vez permites matar por un motivo, surgen muchas razones para matar». Así ha reaccionado Alex Schadenberg, director ejecutivo de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia, la noticia de que el Gobierno neerlandés busca legalizar la eutanasia en niños de entre 1 y 12 años en estado terminal. Queda así cubierta por la eutanasia la única franja de edad en la que no era legal.

La decisión la comunicó el martes el ministro de Sanidad, el democristiano Hugo de Jonge, informa EFE. Respaldaba así una propuesta de los pediatras y la mayoría parlamentaria de los Países Bajos. Los cuatro partidos de la coalición de Gobierno neerlandesa –liberales (VVD), Llamada Democristiana (CDA), progresistas (D66) y Unión Cristiana (NU)– han llegado finalmente a un acuerdo para «brindar más garantías legales a los médicos que, en base a sus estándares profesionales, procedan a acabar con la vida» de los pequeños de esta edad, escribió De Jonge en una carta al Parlamento holandés.

Esta opción, según las declaraciones del ministro, estará disponible para un pequeño grupo de niños con enfermedades terminales, que tengan que lidiar con un sufrimiento «desesperado e insoportable», y para quienes todas las posibilidades de cuidados paliativos no resultan suficientes para aliviar su dolor. Se establecerá un esquema legal que proteja «al personal sanitario, a los padres y los derechos de los niños».

Ya hay eutanasia antes del año y después de los 12

El próximo jueves, el Parlamento debatirá las cuestiones médico-éticas de este tema con el Gobierno, aunque es poco probable que una nueva norma llegue a aprobarse antes de las elecciones, previstas para dentro de medio año. La actual normativa solo recoge la solicitud de eutanasia para niños mayores de 12 años y de bebés menores de un año con discapacidades. Pero no incluye a los que están entre ambas edades.

El año pasado, en un informe elaborado por tres hospitales universitarios, un 84 % de los 72 pediatras encuestados se pronunciaron a favor de ampliar esta posibilidad al grupo de menores «en casos muy excepcionales» y a petición de los padres, subrayando que hay niños que «sufren» porque los médicos temen enfrentarse a consecuencias legales si toman medidas que puedan acelerar la muerte del niño.

La propuesta de esos médicos fue respaldada por una mayoría parlamentaria, incluidos los liberales y los progresistas, aunque el Ejecutivo –formado en parte por partidos conservadores– pidió tiempo para debatir internamente la cuestión, antes de dar la respuesta.

Con cada ampliación, nuevas zonas grises

Los críticos de esta nueva ampliación de la eutanasia subrayan la dificultad de que los niños menores de 12 años puedan consentir de forma realmente consciente a que se ponga fin a su vida. Abrir esta puerta podría suponer que «pronto sea el turno de quienes sufren una demencia grave y no tengan un testamento vital» en el que pidan la eutanasia, ha subrayado el bioeticista Theo Boer en Twitter. Esto podría suponer un cambio de paradigma, pues teóricamente «que matemos solo a las personas que lo piden es la piedra angular de nuestro sistema de eutanasia».

Boer, cuya experiencia en un Comité Regional de Revisión de la eutanasia entre 2005 y 2014 le hizo pasar del apoyo al rechazo de esta práctica, subraya que unas circunstancias que afectan «no a miles sino quizá a una decena de casos» al año no puede llevar a «cambiar las normas». Y alerta de que «cada excepción hace que surjan nuevas zonas grises» para las que, con el tiempo, se pedirán aún más excepciones.

Junto a la eutanasia para niños, el Parlamento neerlandés también está tramitando un polémico proyecto de ley presentado este verano por D66 –el partido progresista, miembro de la coalición gobernante–, que defiende el «derecho» de los mayores de 75 años que, aun estando sanos, opten por solicitar la eutanasia al considerar que han vivido lo suficiente.

Añadir comentario