Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, octubre 16, 2019
  • Siguenos!

Papa Francisco: «El estilo de Dios no es hacer espectáculo sino actuar en cosas pequeñas» 

Durante la misa en casa Santa Marta, alerta a los fieles en una homilía contracultural

Saliendo al paso de un error cada vez más extendido en las sociedades contemporáneas –ávidas consumidoras de películas, series televisivas y famoseo en redes sociales-, el Papa Francisco advirtió el lunes que “elestilo de Dios no es hacer espectáculo sino actuar en cosas pequeñas”.

El Santo Padre recordó que una de las tentaciones del diablo a Jesús fue precisamente la de hacer espectáculo: “Satanás le invita a lanzarse desde el pináculo del Templo para que, viendo el milagro, la gente crea en él”.

En su homilía de la misa de las siete de la mañana enCasa Santa Marta, el Papa recordó que en lugar de gestos vanidosos, “el

Señor se revela en la sencillez y la humildad”. Algunos entienden su mensaje y otros no, como sus paisanos de Nazaret que, según explicó en lenguaje coloquial: “Le preguntan, ¿pero dónde ha estudiado para decirnos estas cosas? ¡Que nos enseñe su título universitario! Estalla la furia y la violencia. Lo expulsaron de la ciudad y lo llevaron a un precipicio para despeñarlo”.

Comentando el episodio bíblico de Naamán, Francisco hizo notar que elcomandante del ejército sirio se negaba a bañarse siete veces en el rio Jordán para curarse de su lepra “porque quería espectáculo. Pero el estilo de Dios no es hacer espectáculo: Dios actúa en la humildad, en el silencio, en las cosas pequeñas”. Naamán supo recapacitar, y se curó siguiendo la indicación, sencilla a más no poder, del profeta Eliseo.

Alternando narraciones de la biblia y de los evangelios, el Papa recordó que Dios sacó a su pueblo de Egipto “mediante la fe de un hombre, Moisés”, que Jesús comenzó la conversión de los samaritanos mediante una mujer pecadora que le pidió agua, que Dios “hizo caer la poderosa ciudad de Jericó mediante una prostituta”, que dirigió a los Reyes Magos hacia un lugar en que encontraron “un niño, un pesebre. Cosas sencillas. El estilo divino es la humildad, nunca el espectáculo”.

Añadir comentario