Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, marzo 20, 2019
  • Siguenos!

Papa: la Familia de Nazaret es una auténtica escuela del Evangelio 

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret, de la que cada familia puede sacar fuerzas y sabiduría para el camino de cada día. El Pontífice ha hablado a menudo sobre este tema, recordando que, a pesar de las dificultades a las que está expuesta hoy, la familia sigue siendo el lugar privilegiado para experimentar el amor gratuito

Barbara Castelli – Ciudad del Vaticano

“Cada vez que las familias, incluso las heridas y marcadas por la fragilidad, el fracaso y la dificultad, vuelven a la fuente de la experiencia cristiana, se abren nuevos caminos y posibilidades inimaginables. En el Ángelus del 31 de diciembre de 2017, el Papa Francisco recordó que, a partir del ejemplo y del testimonio de la Sagrada Familia de Nazaret, toda familia puede trazar preciosas indicaciones sobre el estilo y las opciones de vida, puede obtener la verdadera esperanza que no defrauda. De hecho, desde la casa de Nazaret se difunde una luz capaz de “contradecir las seguridades mundanas en las que decimos confiar”, de “resucitarnos a un verdadero camino humano y cristiano, fundado en los valores del Evangelio”.

Caminando juntos, teniendo el mismo objetivo

El 27 de diciembre de 2015, fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José y Jubileo de las Familias, el Papa se centró en el tema de la peregrinación, porque cada familia tiene “un camino común que seguir”, un itinerario “en el que se experimenta la alegría del perdón”, “la esencia del amor que sabe comprender y remediar el error”. “Es en el seno de la familia donde nos educamos en el perdón -señala- porque tenemos la certeza de ser comprendidos y apoyados a pesar de los errores que se pueden cometer.

“Que la Sagrada Familia de Nazaret haga también de nuestras familias lugares de comunión y cenas de oración, auténticas escuelas evangélicas y pequeñas Iglesias domésticas. (Oración a la Sagrada Familia de Nazaret – Papa Francisco) ” “

Familia, iglesia doméstica

El tema de la familia, hoy tan apegada y en dificultad, es un pensamiento constante del Papa Bergoglio: basta pensar en la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos (5-19 de octubre de 2014), sobre el tema: “Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”; así como la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos (4-25 de octubre de 2015), sobre el tema: “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”; hasta la promulgación de la Exhortación Apostólica Postsinodal Amoris Laetitia (19 de marzo de 2016). El 3 de octubre de 2015, en la vigilia de oración por el inicio de la asamblea, el Papa subrayó: “Para comprender a la familia hoy, nosotros también entramos en el misterio de la Familia de Nazaret, en su vida oculta, ferial y común, como la de la mayoría de nuestras familias, con sus penas y sus alegrías sencillas. (…) Es un lugar -la familia- de santidad evangélica, realizada en las condiciones más ordinarias. Se respira en la memoria de las generaciones y se hunden raíces que permiten llegar lejos. Es un lugar de discernimiento, donde aprendemos a reconocer el plan de Dios para nuestras vidas y a abrazarlo con confianza. Es un lugar de gratuidad, de presencia discreta, fraterna y solidaria, que nos enseña a salir de nosotros mismos para acoger al otro”.

El Hijo de Dios nace en una familia

El don de la familia es ofrecido por el Señor al mundo desde el principio, “cuando dio a Adán y Eva la misión de multiplicar y llenar la tierra”, un “don que Jesús confirmó y selló en su Evangelio”. En la catequesis de la audiencia general del 17 de diciembre de 2014, el Papa Francisco aclara que “la Encarnación del Hijo de Dios abre un nuevo comienzo en la historia universal del hombre y de la mujer. Y este nuevo comienzo ocurre dentro de una familia, en Nazaret”. Jesús podría haber venido “espectacularmente, o como guerrero, como emperador”, pero “viene como hijo de familia”: “Dios eligió nacer en una familia humana”, “en un pueblo remoto en las afueras del Imperio Romano”. La familia de Nazaret “no era una familia falsa”, “irreal”, ha experimentado muchas dificultades, como todavía ocurre hoy en día en todas las latitudes y longitudes, pero ha cultivado la santidad de lo ordinario. Así, la familia de Nazaret, aún hoy, “nos compromete a redescubrir la vocación y la misión de cada familia”: “hacer que el amor sea normal y no el odio, hacer común la ayuda mutua, no la indiferencia o la enemistad”.

El futuro pasa por la familia

Los viajes apostólicos del Pontífice están a menudo salpicados de encuentros con las familias del mundo. Durante su visita a Sri Lanka y Filipinas (12-19 de enero de 2015), por ejemplo, en el “Mall of Asia Arena” de Manila, el Papa Francisco advirtió contra las “nuevas colonizaciones ideológicas” que “buscan destruir la familia” y enumeró “las cargas que pesan sobre la vida familiar hoy en día”: “la fragmentación de las familias con emigración y la búsqueda de empleo”.

Añadir comentario