Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|miércoles, julio 17, 2019
  • Siguenos!

Reino Unido adelantará algunos exámenes para no perjudicar a los musulmanes en Ramadán 

Su periodo de ayuno y especial devoción coincide con la época de mayor exigencia en los colegios

Los musulmanes británicos son 2,7 millones sobre una población total del Reino Unido de 64,1 millones. Pero el Consejo de Calificaciones, que establece el calendario de exámenes en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, ha decidido adelantar las pruebas de las asignaturas más duras para que en los próximos tres años no coincidan con el periodo del ramadán, un mes de ayuno diurno y especial devoción entre los islamitas. El Ministerio de Educación aplaude la medida, aunque indica que es una competencia del Consejo de Calificaciones.

El ramadán, que oscila once días cada año, irá en este 2016 del 7 de junio al 5 de julio, y el período de exámenes comienza a mediados de mayo y se prolonga hasta finales de junio. Los musulmanes celebran la revelación del Corán a Mahoma, que tuvo lugar según su tradición en el noveno mes del calendario lunar. Durante esas semanas se abstienen de ingerir alimentos durante las horas de sol, rezan más y se fomenta la caridad. Ese cambio de hábitos, y la debilidad que provoca no comer durante el día, se cree que merma el rendimiento de los alumnos musulmanes, de ahí el cambio, acordado con dirigentes del colectivo islamista.

Los cambios de fechas, que afectarán sobre todo a Lengua Inglesa y Matemáticas, se aplicarán en los exámenes de reválida de primaria y en los llamados A Levels, las pruebas de final del bachillerato, muy importantes para el acceso a la universidad.

En el ramadán del año pasado se produjo una polémica en el sentido contrario. Cuatro academias del Lion Academy Trust se dirigieron a los padres diciendo que prohibirían que sus alumnos observasen el ramadán, porque podía afectar a su salud y rendimiento. El Lion Academy Trust aseguró que había consultado con expertos en la ley coránica y que les indicaron que los niños no están obligados al ayuno. Pero la decisión de las academias irritó a las asociaciones de musulmanes británicos.

Se abre así un debate recurrente: ¿Deben los musulmanes adaptarse a la sociedad británica y sus costumbres, o debe ser la sociedad británica la que se moldee para atender a la sensibilidad de las nuevas creencias y culturas que han llegado a su seno, aunque no sean mayoritarias?

Aunque la población musulmana supone el 4,7% de la del Reino Unido, los alumnos de esa fe son el 8% en los colegios, debido que el ratio de natalidad de las familias supera a la media. En escuelas de barrios del Este de Londres llegan incluso al 25%.

 

Añadir comentario