Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|sábado, febrero 16, 2019
  • Siguenos!

Superdotados 

¿Dónde está la diferencia entre un cerebro normal y uno superdotado? La mayoría de las investigaciones han demostrado que para tener un mayor rendimiento cognitivo hay que tener un mayor volumen en determinadas áreas cerebrales, sobre todo en el hemisferio derecho, con una actividad cognitiva superior. Y esta mayor capacidad no se observa al nacer, sino con el aprendizaje. Lo que sí está claro es que los superdotados tienen una capacidad superior para adquirir rápidamente nuevos aprendizajes y son mucho más veloces en la resolución de problemas en cualquier ámbito: colegio, familia, juegos, etc. Actualmente, consideramos superdotado a toda persona con un cociente intelectual (CI) superior a 130, cuando el normal está entre 90 y 100. 

Según la OMS, se estima que un 3 % de los niños son superdotados y se da igual en ambos sexos. En España se calcula que hay entre 180000 y 200000 niños superdotados que no están diagnosticados. Esto es un problema importante, ya que “son talentos que se pierden”. Solo se detectan un 10 % de alumnos con alta capacidad. Según estas cifras, en cada clase debería haber al menos uno; sin embargo, ninguno de los muchos profesores jubilados a los que he preguntado han conocido nunca a un superdotado.

Los superdotados piensan de forma más rápida y eficaz. Durante la resolución de problemas se activan en ellos las mismas zonas del cerebro, pero con una menor intensidad que en las personas con una inteligencia normal.

Hay tests que ya se pueden aplicar a los siete años para diagnosticarlos, aunque el diagnóstico de una persona superdotada es más fiable a los catorce o quince años. Los tests que se aplican a los cinco o seis años no son fiables. Los “tests de inteligencia” que aparecen en Internet no son científicamente correctos ni tienen validez.

Desde hace un tiempo se habla de “inteligencia emocional” —término introducido por el psicólogo Daniel Goleman—. Pero se trata de una expresión de lenguaje popular, ya que la afirmación de Goleman de que la inteligencia emocional es doblemente importante para predecir el éxito profesional carece de demostración científica.

Los colegios especiales para superdotados han resultado un fracaso, ya que la capacidad de esfuerzo, motivación, atención, concentración, memorización, etc., varía tanto entre los niños superdotados como en el resto de los niños. Un colegio especial para ellos les privaría de importantes experiencias de intercambio con otros niños. Los buenos maestros enseñan bien y favorecen el aprendizaje por igual de los niños normales y de los superdotados.

desarrollo de la inteligencia

Durante la lactancia y la infancia, en todos los niños se observa un rápido crecimiento de la inteligencia. Los padres deben estimular al niño durante la época de desarrollo de forma precisa y continuada, pero dosificada. Un exceso de estimulación puede resultar más perjudicial que positivo. Es importante que los niños dispongan de tiempo libre para jugar solos y desarrollar su creatividad. Los padres deben dedicarse más a sus hijos, conversar con ellos, hacerles razonar, visitar museos, parques zoológicos, fomentar la lectura y su sociabilidad. Si los padres y los niños pasan muchas horas viendo la televisión están fomentando una actividad pasiva en el cerebro.

En la edad adulta, de veinte a treinta años, se puede observar una fase de meseta que en psicología se llama “inteligencia cristalizada”. La persona que ejercita más la inteligencia puede evitar el deterioro que se produce a partir de esa edad, e incluso puede aumentarla. Ejercitar el cerebro con actividades de ocio, lectura, asociaciones, viajar, asistir a exposiciones de arte, conferencias, incrementar las relaciones sociales, conversaciones interesantes, debates, deseo de aprender siempre cosas nuevas, etc., es lo que ha demostrado que aumenta la inteligencia.

fracaso escolar

Capacidad no es sinónimo de rendimiento. Para que un superdotado tenga un alto rendimiento tiene que tener un ambiente familiar positivo y un colegio en el que se sienta motivado y su relación con los demás sea muy gratificante. Es preocupante que muchos niños superdotados tengan un rendimiento escolar más bajo del esperado. Cuando un niño superdotado ha desarrollado otros problemas psicológicos y no se siente integrado en clase, puede ocurrir que desprecie el aprendizaje y se convierta en un mal alumno y compañero, e incluso llegue al fracaso escolar. Cuando esto ocurre, casi siempre hay algún trastorno psicológico que se debe diagnosticar. Hay investigaciones que demuestran que superdotados con un CI superior a 180 han tenido grandes dificultades en la vida y han fracasado en todos los ámbitos: social, familiar, afectivo, laboral, etc.

cómo reconocer si es superdotado

Los padres observan una aparición precoz del lenguaje, con una fluidez verbal muy superior a la normal. Las palabras las aprende pronto y tiene un lenguaje más rico y elaborado; lee todo antes que otros niños. Pero también observan que se relacionan peor con otros niños y tienen más agresividad. En el colegio su aprendizaje suele ser normal hasta los doce o catorce años. En esta edad, muchos presentan problemas de baja autoestima, falta de motivación, dificultad de habilidades sociales y una baja tolerancia a la frustración.

Estos son los indicadores que tienen que tener en cuenta padres y profesores para detectar a los niños superdotados:

  1. Tienen un desarrollo mayor del lenguaje.
  2. Piensan rápido las respuestas.
  3. Aprenden todo con más rapidez.
  4. Aprenden a leer antes que los demás.
  5. Destacan siempre en matemáticas.
  6. Tienen una memoria muy desarrollada.
  7. Con frecuencia están abstraídos y despistados.
  8. Les cuesta mantener la atención en clase.
  9. Prefieren relacionarse con niños mayores.
  10.  Son demasiado exigentes en todo.
  11.  Presentan una sensibilidad excesiva.
  12.  No tienen un sentido del humor como los demás.
  13.  Tienen una imaginación muy desarrollada.
  14.  O están siempre callados o preguntan en exceso.
  15.  A medida que crecen tienen problemas de relación con los demás.
  16.  Pueden presentar problemas de conducta con los profesores.
  17.  No respetan la autoridad en clase.
  18.  Son introvertidos y tienen una baja autoestima.
  19.  Presentan una baja tolerancia a la frustración.
  20.  Con frecuencia, tienen conductas agresivas.
  21.  Se sienten rechazados por los demás.
  22.  En clase se aburren y no tienen motivación.
  23.  No les interesa lo que se enseña en clase.
  24.  Pueden parecer niños con Trastorno de Evitación, porque se sienten rechazados.
  25.  Pueden confundirse con niños con Déficit de Atención, porque se aburren.
  26.  Parecen niños Hiperactivos porque no están motivados en clase.
  27.  Los profesores los ven como alumnos problemáticos porque están siempre solos.
  28.  Se parecen a los niños con Trastorno Negativista Desafiante porque no obedecen.
  29.  Es frecuente que muestren rebeldía contra el sistema familiar o escolar, ya que interpretan o viven la familia y el colegio como medios hostiles para ellos.
  30.  Aunque la lógica nos diga que un superdotado no debería fracasar en el colegio, el nivel de fracaso escolar es muy alto porque no tiene ninguna motivación.

Los superdotados también tienen hiperestesia, una capacidad sensorial muy aumentada. Tienen una capacidad visual, olfativa, auditiva, gustativa y kinestésica — sensación o percepción del movimiento— muy superior a la población normal. Debido a que sensorialmente perciben más datos que los demás, detectan cosas que a los demás les pasan desapercibidas, memorizan y sacan conclusiones que potencian la complejidad de sus procesos cognitivos.

  1. Su mirada es más fija y aguda. Perciben la luz o los contrastes más marcados. Su cerebro analiza mucho más los detalles de una escena, percibiendo detalles que otros no observan. Pueden llegar a molestar a los demás con su mirada.
  2. Su agudeza auditiva le permite discriminar sonidos de muy baja frecuencia. Su cerebro procesa varios sonidos al mismo tiempo.
  3. El superdotado percibe más olores que los demás y así su cerebro obtiene más información. Casi nunca habla de este tema porque normalmente ha observado que molesta a los demás hablarles del olor que tienen.
  4. Respecto al tacto y al gusto, muchos superdotados tocan los materiales para percibir más datos. También se ha demostrado que hay muchos superdotados entre los gastrónomos.

Con frecuencia, los superdotados tienen una conducta pretenciosa y despreciativa hacia los demás, pierden el control sobre su conducta, y es cuando aparecen las patologías que presentan con más frecuencia. Las más comunes son retraso escolar, cuadros de ansiedad, depresión, comportamiento antisocial, conductas impulsivas, agresivas y de riesgo, trastornos de personalidad y trastornos adictivos (drogadicción). En la edad adulta pueden presentar un enorme sufrimiento porque se sienten rechazados por la sociedad. Desde el colegio hasta que son adultos pueden llevar una vida solitaria. Siempre se han interesado por temas más complejos que los de su misma edad y se sienten también incomprendidos. Por todo lo anterior, la OMS también advierte que pueden llegar a tener un riesgo de suicidio.

José Antonio Gris

Especialista en Psicología Clínica

3 Respuestas a Superdotados

  1. Kathia

    hola, que me ayudará, por favor tengo un niño de 10 años y en el colegio le hicieron la prueba de CI porque decían que el tenia algún tipo de problema porque esta muy distraido y va muy mal en el colegio, pero el CI le salió 140, pero recomendaron que debería integrarlo a un grupo de jugo o deporte para una mayor integración, que debo hacer, a veces yo misma pierdo la paciencia con el..

     
  2. Roberto

    Hola. ¿adonde acudir para efectuar consultas a este respecto? Mi caso es que nunca fuì ni tomado ni diagnosticado ni nada por el estilo. He sufrido mucho y sufro de mequeño, adolescente, y también de grande. Casi por azar me doy con que todos los test que efectùo me da un coeficiente muy por encima de la media normal. El tema se agrava porque hoy veo a mis hijos y empiezo a ver en ellos problemas muy parecidos a los que he tenido yo en su momento y quisiera evaluar este tema. Gracias. Saludos…

     
    • Maria

      Hola!
      Seguro que en el país en donde vives hay asociaciones que se dedican a dar voz al colectivo de los superdotados. En España hay varias, sólo hay que buscarlas! Se realizan actividades, se dan charlas, consejos, cursos…Yo misma he ido y es enriquecedor.

      Respecto al artículo, hubiera estado bien que se diferenciara entre supeditación y talento, ambos conceptos realmente parecidos pero que es de vital importancia clasificarlos para saber cómo tratar después al niño.
      De todas formas, gracias por incluirlo.
      Un saludo.

       

Añadir comentario