Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|martes, septiembre 17, 2019
  • Siguenos!

Unidad de dos 

El matrimonio está sufriendo fuertes ataques por parte de quienes pretenden independizarlo de la ley natural. Ya no se aprueba la protección de la familia y sí normas infames, que, al minar las raíces de la sociedad, aceleran su desintegración. La familia es el cimiento de la vida social y civil. El futuro de la humanidad se fragua en la familia.

El pueblo californiano, a través de un referéndum, ha testificado públicamente su voluntad de que el matrimonio sea heterosexual, esto es, entre un hombre y una mujer. Más del 52% de los votantes de ese estado algo más de cinco millones de personas optaron por el “sí” en el referéndum que proponía reformar la constitución local para poder prohibir los casamientos entre homosexuales, que hasta la fecha estaban legalizados.

curso legal a un engaño

Sin embargo, las uniones civiles homosexuales son, ante la ley, matrimonios en todo menos en el nombre. Las parejas homosexuales estables, como las demás uniones de hecho, conservan asimilaciones con los matrimonios en lo que se refiere a la convivencia y a sus secuelas. Pero permanece una gran oposición: dos jovencitas o dos varones no pueden engendrar hijos, sólo pueden ser padres legales de un mismo chiquillo mediante la adopción. Quienes desean velar por el estatuto de matrimonio con la alianza de un hombre y una mujer se oponen a que se monte una vía expedita para entregar un bebé a “dos madres” o a “dos padres”, en lugar de gestionarle el padre o la madre de que carecen.

De los 50 estados que forman los Estados Unidos, únicamente aprueban el matrimonio entre personas del mismo sexo, cuatro: Massachusetts, Connecticut, Vermont, Maine. En California hasta ahora también los homosexuales podían casarse legalmente, pero la ley ha sido abolida por referéndum.

El balance actual sigue arrojando una mayoría absoluta de estados que en sus constituciones sólo aprueban el matrimonio entre hombre y mujer. Hasta el momento dos estados Nueva York y Rhode Island no han reglamentado ninguna legislación al respecto.

La primicia de los últimos meses es que, por primera vez, la legitimación del matrimonio homosexual no ha sido por fallo judicial sino por decisión del Parlamento. Así ha sucedido, primero en Vermont y luego en Maine; New Hampshire puede ser el tercer caso. Si bien, por otro lado, el matrimonio entre personas del mismo sexo nunca ha sido aprobado por votación popular. Hasta ahora siempre que se ha sometido a referéndum ha perdido.

Añadir comentario