Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|domingo, julio 5, 2020
  • Siguenos!

Volver en verano 

Volver en verano a los sitios de siempre tiene alegrías y penas indescriptibles, quizás vivencias esenciales. La cara estrenará sonrisas, las cejas nuevos arcos, las manos movimientos de acogida, desde el aplauso al baile o al adiós… La esencia del hombre, en cristiano, es un camino de vuelta al modelo original de cada uno, conservado en el Verbo de Dios, en el proyecto Padre, que es el paraíso.

Aunque no se puedan describir las alegrías enteras de la conversión, porque son eternas, pueden al menos cantarse o iniciar un canto. Como se llena un vaso de la corriente del río, y su pequeño contenido calma la sed, así es el reencuentro, la vuelta, la conversión. No es todo el río pero es río. No es toda el agua pero es agua. En ese movimiento constante de su gracia, que corre por el cauce grande de las Escrituras, puede un hombre vivir, puede saciar toda su sed de encuentro. No ocurre lo mismo con las noticias diarias de la prensa. ¿Qué noticia de hoy sería titular de prensa para ti? ¿Qué te importa de lo que está pasando en el mundo? ¿Tiene esa noticia que te importa algo que ver con el Evangelio, con la Iglesia, con la fe?

La mayoría de los titulares, antes de una semana serán cosa pasada, pero la que perdura, la Buena Noticia del Reino cercano, la posibilidad de cambiar nuestro modo de pensar creyendo en el Evangelio apenas tendrá cabida en nuestro verano. Es una obviedad que no debería ni decirse en un espacio como este, pero no me resisto a compartir con quien se atreva a leer esta página un compromiso que me hago para el terrible estío.

Este año mi compromiso no es solo trabajar en las palabras. La última talla de un Cristo la hice el pasado año para Medellín (Colombia) y le llaman el Cristo del Amor. ¡Y hasta razón tendrán! En Almería tengo otra talla en madera, ya terminada, esperando que alguien la recoja. Es el Cristo de la Sangre. Voy a tallar en madera un Cristo para regalárselo a alguna comunidad pobre y orante, parroquia, grupo o monasterio. ¿Conoces alguna que esté necesitada? El estilo de mi obra lo puedes ver en la página web, manuelrequenacompany.com

Manuel Requena

Añadir comentario