Un mensaje profundo en un lenguaje sencillo|lunes, agosto 19, 2019
  • Siguenos!

Y Francisco fue a Cuba… 

El viaje del papa francisco a Cuba ha supuesto mucho para este pueblo. Su presencia en tierras caribeñas, ha sido un balón de oxígeno para los cubanos que deseaban manifestar públicamente su fe en medio de una vibrante explosión de júbilo. Todo ha sido hermoso y muy emotivo, los discursos del Papa han sido magníficos y ha resaltado, en un país dividido, la necesidad del perdón y también como en casi todas sus intervenciones ha expuesto la necesidad de la paz. La Eucaristía en La Habana fue multitudinaria y la música, orquesta y coro, maravillosa con sus ritmos cubanos inigualables, pero hoy, me gustaría destacar la entrevista personal del Pontífice con el ex- Presidente Fidel Castro. La visita fue en su domicilio particular de La Habana, según Federico Lombardi portavoz del Vaticano. Estuvo acompañado por algunas personas de su entorno familiar más allegado, su esposa, Dalia Soto del Valle, sus hijos y algunos nietos. La visita se desarrolló en un ambiente distendido y familiar y duró alrededor de cuarenta minutos. Fidel regaló al Papa un ejemplar del libro Fidel y la religión de Frei Betto. El regalo de Francisco fue para cumplir un deseo del ex-Presidente, que le había pedido que le hiciera llegar algunos libros, estos fueron La boca se nos llenó de risas de un conocido autor italiano, y otro del Padre Lorente, jesuita, que fue profesor de Fidel en el colegio de Belén.

Como siempre, el Papa, tan oportuno, no perdió la ocasión de recordarle su educación católica, su paso por las aulas ignacianas, sin necesidad de palabras (al buen entendedor…) y lo hizo de este modo tan sutil. Quizá, y así lo deseo y espero, el Papa Francisco pueda ganar a Fidel para Cristo aunque esto no trascienda a los medios públicos, pero a veces una palabra o un gesto hechos con el corazón, pueden evangelizar mejor que todo un torrente de locuacidad que puede resultar frío y poco convincente. Este Papa nuestro, está dando mucho que hablar por sus actitudes nada convencionales y sus gestos que siempre vienen a dar en la diana.

                                                                                         Isabel García de Vera.

Añadir comentario